Isdsdmagen2

¿El estrés es un aliado o un enemigo en el desempeño laboral?

Todos buscamos formas de aumentar nuestra productividad, y las investigaciones han dejado claro que el estrés tiene un impacto en nuestro desempeño, pero:

¿El estrés genera un impacto positivo o negativo en nuestro rendimiento?

En este artículo, exploraremos cómo el estrés puede afectar nuestra productividad y proporcionaremos estrategias para encontrar el equilibrio adecuado.

El efecto del estrés en el desempeño:

La imagen anterior muestra como el desempeño aumenta a medida que aumenta el nivel de estrés, pero solo hasta cierto punto, si el estrés supera ese punto el desempeño empieza a tener una caída gradual.

 Según la ley de Yerkes-Dodson, existe un nivel óptimo de estrés para cada tarea.

Para tareas simples, ya dominadas o repetitivas el rendimiento mejora a medida que aumenta el estrés. Sin embargo, para tareas difíciles, complejas o nuevas el rendimiento disminuye a medida que el estrés aumenta.

Tareas SimplesTareas Complejas
  Estrés alto = Mejor desempeño  
Estrés bajo = Bajo desempeño  
  Estrés alto = Bajo desempeño  
Estrés bajo = Mejor desempeño

Además, hay que considerar algunos elementos importantes en esta relación estrés-desempeño, como lo son:

  • Nivel de habilidad: Una persona con mayor dominio de la tarea y entrenamiento se enfrentará mejor a situaciones críticas o estresantes, pues confiará en su experiencia y competencias desarrolladas.
  • Personalidad: El liderazgo personal, la inteligencia emocional y la resiliencia dotan de herramientas valiosas a las personas para hacer frente a los retos o momentos de alta presión.
  • Rasgo de ansiedad: El autoconcepto que tengan las personas sobre sí mismas, el autoconocimiento, y la autoconfianza dotará a las personas de la capacidad de mantener el control bajo presión y actuar de manera más eficiente, manteniendo un buen desempeño en cualquier situación.
  • Complejidad de la tarea: El nivel de dificultad de una tarea puede aumentar el nivel de presión asociado.
  • Importancia de la tarea: El nivel de posibles consecuencias de la correcta o incorrecta ejecución de la tarea es un factor importante a considerar, entre mayor sea el impacto de las consecuencias, se le suele sumar una carga adicional de presión a la tarea.

Evalúa tu nivel de estrés:

Es importante conocer cuánto estrés estamos experimentando y ubicar nuestra posición actual en la gráfica de estrés-desempeño, para, de ser necesario tomar medidas para situarnos en nivel óptimo.

Si quieres conocer tu nivel actual de estrés puedes realizar el test dando clic aquí

¿Dónde te encuentras?

Recomendaciones: El estrés nos señala que estamos comprometidos con algún proyecto, actividad, trabajo, tarea o reto. Pero al mismo tiempo nos puede estar indicando que dudamos de nuestras capacidades o que no sabemos si contamos con todos los recursos necesarios para llevarlo a cabo, por lo cual te recomendamos alguna de las siguientes acciones:

  1. Declararme competente: reconocerme con la capacidad de realizar la actividad (Autoconfianza & Liderazgo personal), para esto debes asegurarte de contar con el conocimiento, habilidades, tiempo y recursos necesarios para ejecutar la tarea. Una vez que reconoces tu capacidad de hacer frente a la tarea, y te aseguras de contar con los recursos requeridos el estrés bajará significativamente.
  2. Solicitar apoyo: Si careces de algún recurso, ya sea tiempo, conocimiento, experiencia, herramientas o si dependes de terceros para ejecutar tu tarea, proyecto o actividad; lo más conveniente será solicitar apoyo y acercarte oportunamente a alguien que pueda brindarte contención, guía o ayuda para lograr el objetivo.

Conclusiones:

El estrés no es un enemigo del desempeño, en realidad puede ser un gran aliado ya que nos da un empujón extra para tareas y retos que nos sacan de nuestra zona de confort y nos ayudan a crecer, además, puede ser un indicador de que carezco con algún recurso para ejecutar alguna tarea, y es hora de hacer equipo y pedir ayuda.

El reto es mejorar nuestra gestión del estrés y desarrollar un mejor autoconocimiento para poder regular nuestros niveles de estrés asociados a todos los retos diarios que nos enfrentamos en la vida.

Sí eres un líder de equipo o responsable del factor humano, debes asumir el reto de identificar el nivel de estrés actual de tus colaboradores y según sea el caso, “empujarlos” a una zona de reto o “contenerlos” y brindarles apoyo para regular picos elevados de estrés que puedan comprometer su desempeño, salud o resultados del equipo.

Recuerda que no somos islas y que los momentos humanos son el mejor regulador del estrés. Evita el desgaste que puede generarte a ti o a tus colaboradores los niveles altos de estrés de manera prolongada.


¿Sabías que los niveles altos de estrés que se presentan de manera prolongada pueden generar el síndrome de Burnout o de desgaste ocupacional?

Evaluar los factores de riesgo psicosocial y el entorno organizacional es una práctica altamente recomendada para asegurar un entorno laboral saludable. Sí deseas asesoría para evaluar los niveles de estrés, los riesgos psicosociales y el entorno laboral, acércate a nosotros, en METTA CONSULTORÍA tenemos la plataforma más completa para realizar estos diagnósticos de manera ágil y eficiente.


Referencias:

 Gino, F. (2016). Are you too stressed to be productive? Or not stressed enough. Harvard Business Review14.

Teigen, K. H. (1994). Yerkes-Dodson: A law for all seasons. Theory & Psychology4(4), 525-547.

2 respuestas

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *